DESACUERDO CON PROYECTO DE LEY, NOTA PRESENTADA A LA CÁMARA DE DIPUTADOS


La Organización de Trabajadores de la Educación Sindicato Nacional (OTEP SN) y el Movimiento de Dignidad Sindical de la Federación de Educadores del Paraguay (FEP) manifestaron su desacuerdo con el proyecto de ley que busca modificar los artículos 13 y 22 del Estatuto Docente para que los docentes interinos que ingresaron desde 2002 hasta el 2014 pasen por una evaluación. “Nuestra propuesta es que se realicen las evaluaciones a docentes que después de la promulgación de la Ley vayan a ocupar cargos en el Ministerio de Educación y Cultura, y que los derechos adquiridos por docentes interinos que venían desempeñando sus funciones sean respetados”.

La nota presentada hoy al diputado Víctor Ríos, integrante de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados del Congreso Nacional, señala lo siguiente:

“En nombre y representación de la OTEP SN y el Movimiento de Dignidad Sindical de la FEP, nos dirigimos a usted a fin de manifestar nuestro desacuerdo con el Proyecto de Ley por el cual se modifican los artículos 13 y 22 de la Ley N° 1725/01, “Que establece el Estatuto del Educador” por las razones y motivos que seguidamente pasamos a exponer.

Podemos resaltar tres resoluciones dictadas por el Ministerio de Educación y Cultura:
  • Resolución N° 116/08, por la cual se revocan las asignaciones otorgadas a docentes interinos desde el 20 de abril de 2008 al 14 de agosto del 2008.

CONTRA LA PRIVATIZACIÓN Y LA VIOLENCIA DEL ESTADO, POR TIERRA Y TRABAJO


Movilización nacional – agosto 2014
13 y 14 en las regiones
15 en Asunción

De izq. a der. Teodolina Villalba, secretaria general de la FNC; Eladio Flecha, secretario general del Partido Paraguay Pyahura; Kathia Gorostiaga, representante de Kuña Pyrenda; y Najeeb Amado, secretario general adjunto del Frente Guasu. Rueda de prensa frente al Panteón de los Héroes.
Convocan: Partido Paraguay Pyahura, Frente Guasu, Federación Nacional Campesina (FNC), Coordinadora Nacional de Mujeres Trabajadoras y Rurales (CONAMURI), Kuña Pyrenda, Corriente Sindical Clasista (CSC), 15 de Junio, Frente Recoleta, Frente Patriótico Popular y la Organización de Trabajadores de la Educación (OTEP SN).

Como un seguimiento de las luchas encaradas durante la pasada huelga general, cuya reivindicación principal fue la derogación de la Ley de Alianza Público Privada (Ley APP), organizaciones políticas y sociales nos movilizaremos a nivel nacional en agosto próximo, CONTRA LA PRIVATIZACIÓN Y LA VIOLENCIA DEL ESTADO, POR TIERRA Y TRABAJO. Las movilizaciones serán el 13 y 14 en las regiones, con un acto central el 15 en Asunción. El objetivo es ir fortaleciendo la fuerza de resistencia contra la política antinacional y antipopular del Gobierno de Horacio Cartes.

Contra la privatización
El artículo 52 de la Ley APP (N° 5.102) habilita privatizar todo el patrimonio nacional, los servicios básicos brindados por empresas públicas como la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), la Compañía Paraguaya de Telecomunicaciones (COPACO), la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (ESSAP), la Industria Nacional del Cemento (INC), Petropar, rutas nacionales, hidrovías, aeropuertos internacionales de nuestro país, entre otros.

Consideramos que el Estado debe utilizar las empresas públicas como palanca del desarrollo nacional. Este papel del Estado es aún mucho más imperioso para nuestro país, tomando en cuenta la inexistencia de un capital nacional con fuerza propia capaz de impulsar el desarrollo; por lo cual necesariamente el Estado debe intervenir en la economía e invertir en sectores estratégicos para impulsar la producción y de este modo el desarrollo nacional.

No defendemos el Estado que tenemos: oligárquico, antipopular y antinacional, sectario y discriminador, prebendario y corrupto, que propició la desnaturalización de la función pública. Defendemos un Estado de nuevo tipo: un Estado nacional que responda a los intereses de la mayoría, con mecanismos institucionales que posibiliten el control de la sociedad, en sus acciones y toma de decisiones.

En la huelga general del 26 de marzo pasado fueron protagonistas el campesinado pobre, obreros y obreras, trabajadores y trabajadoras y el pueblo en general, quienes vieron resurgir en la lucha concreta una esperanza, un porvenir, y se sienten confiados en la fuerza de sus organizaciones para seguir luchando. Tenemos experiencia en la conquista organizada de nuestras reivindicaciones: en el 2002 frenamos el proceso de privatización a través de la derogación de la Ley 1.615. Por esto, es nuestra obligación histórica materializar la derogación de la Ley de Privatización, mal llamada APP, cuyo objetivo es enajenar todo el patrimonio nacional, entregando todos los bienes del Estado y atentando contra la soberanía de nuestro país.

La grave situación de nuestros 300.000 compatriotas víctimas de las inundaciones es muy clara: el Gobierno antinacional y antipopular aprovecha la desgracia de la gente para reutilizar las tierras en donde estaban asentadas estas miles de familias y colocarlas al servicio del capital transnacional. Es criminal e inhumana la actuación del gobierno cartista al no atender con seriedad el problema de las inundaciones y al contrario promover la partidización y la prebenda con migajas para generar de vuelta conflictos entre las familias carenciadas. Esto es ejercicio de la violencia para la privatización excluyente de las mayorías.

Contra la violencia del Estado
El Estado que hoy tenemos viola sistemáticamente los derechos humanos de la mayoría de la población paraguaya, negándonos el acceso a la tierra, a la salud, a una educación pública gratuita y de calidad, a un trabajo digno. Esta situación de gran exclusión y violación de los derechos humanos de la mayoría se mantiene en base a la represión, con particular saña contra el campesinado pobre y sectores organizados que luchan por transformar el Estado para orientarlo hacia la satisfacción de los intereses del conjunto de la sociedad democrática.

Las imputaciones y apresamientos al campesinado en lucha, la persecución a la dirigencia sindical (últimamente de los gremios de trabajadores de la educación), la modificación de la Ley de Defensa Nacional (que posibilitó la militarización de amplias regiones del país, dando facultades al Ejecutivo a decidir la incursión de las FFAA sin la participación del Congreso Nacional) van consolidando una política fascista que utiliza cada vez más a las fuerzas represivas (fiscalía, policía y sistema judicial) para criminalizar a los sectores organizados que plantean la transformación del Estado para que responda a los intereses de la mayoría.

Desde este Estado oligárquico, racista y patriarcal se implementa además una violencia sistemática contra las mujeres pobres, sobre todo contra las organizadas y en lucha; y contra los sectores indígenas que históricamente luchan por tierra, por territorios ancestrales y una vida digna. La impunidad de los latifundistas y agroexportadores para contratar civiles armados que intervienen en conflictos sociales sustituyendo a los organismos del Estado inclusive es una muestra del sometimiento de las autoridades actuales a los poderes fácticos que operan en el país.

Tierra y trabajo
El latifundio es la principal traba estructural para un modelo de desarrollo que beneficie a la mayoría de los paraguayos y paraguayas. La reforma agraria implica de la producción primaria ligada a la industria nacional, lo cual significa absorber la mano de obra desocupada, principalmente de los jóvenes existentes en nuestro país, que hoy son mayoría en nuestra población.

El latifundio está estrechamente ligado al modelo agroexportador, que genera poquísimo empleo porque concentra la tierra y las riquezas, apuesta a la exportación de materia prima sin pagar impuestos e impide el desarrollo de industrias que generen puestos de trabajo y un desarrollo genuino del país. Hay una gran cantidad de desocupados y desocupadas y quienes tienen algún empleo están sometidos a una gran explotación sin ninguna protección de sus derechos por parte del Estado. Al contrario, el Estado a través de sus políticas avala esta explotación  y avanza en su intención de aplastar más y más a los trabajadores y trabajadoras, siguiendo lo expresado por el presidente Horacio Cartes: “usen y abusen del Paraguay”.

El pueblo organizado quiere seguir luchando contra todas estas injusticias, por lo cual invitamos a todos los sectores democráticos de la sociedad a sumarse a los debates y movilizaciones regionales y en Asunción. Porque la lucha es un proceso de organización y acumulación de fuerzas, y la confrontación con estos sectores retardatarios, antinacionales y anti populares seguirá creciendo. El cambio sólo depende de la fuerza de nuestras organizaciones, que se construye y fortalece con la profundización de la participación política directa de la mayoría.


ORGANIZACIONES POLÍTICAS Y SOCIALES ANUNCIAN MOVILIZACIONES


Organizaciones políticas y sociales convocan a una conferencia de prensa para el martes 15 de julio a las 09:00 horas, frente al Panteón de los Héroes (Palma esq. Chile). La convocatoria tiene por objeto dar a conocer a los medios de prensa y ciudadanía en general la agenda de movilizaciones en diferentes puntos del país, a realizarse los días 13 y 14 con un acto central el 15 de agosto en Asunción, “CONTRA LA PRIVATIZACIÓN Y LA VIOLENCIA DEL ESTADO, POR TIERRA Y TRABAJO”. Las movilizaciones se realizarán como seguimiento de las luchas encaradas durante la pasada huelga general, cuya reivindicación principal fue la derogación de la Ley de Alianza Público Privada (Ley APP), para ir fortaleciendo la resistencia contra la política antinacional y antipopular del Gobierno de Horacio Cartes.

Las organizaciones convocantes son: Partido Paraguay Pyahura, Frente Guasu, Federación Nacional Campesina (FNC), Coordinadora Nacional de Mujeres Trabajadoras y Rurales (CONAMURI), Kuña Pyrenda, Corriente Sindical Clasista (CSC), 15 de Junio, Frente Recoleta, Frente Patriótico Popular y la Organización de Trabajadores de la Educación (OTEP SN).

Es urgente que el estado pare con su política represora y de persecución a organizaciones campesinas y sindicales y se dedique, conforme le obliga la Constitución Nacional, al uso adecuado de los recursos del Estado a fin de garantizar el acceso a la tierra y el trabajo de todos los paraguayos y la identificación de las causas estructurales de la violencia en el país.

Voceros y voceras de las organizaciones convocantes:
Eladio Flecha/ secretario general Partido Paraguay Pyahura
Najeeb Amado/ secretario general adjunto Frente Guasu
Teodolina Villalba/ secretaria general FNC
Magui Balbuena/ Kuña Pyrenda

LUCHEMOS POR CAPACITACIÓN Y RECHACEMOS LAS IMPROVISACIONES

La Organización de Trabajadores de la Educación del Paraguay - Sindicato Nacional (OTEP SN) se dirige a todos los trabajadores de la educación y a la ciudadanía en general para manifestar cuanto sigue:

  • Históricamente hemos reivindicado la capacitación y actualización docente para que con ello logremos mejorar el nivel profesional del educador y para avanzar en una mejor educación en nuestro país. Para ello hemos luchado y conquistado la consagración en la Constitución Nacional (en la Ley 1.725, Estatuto del Educador, y en su decreto reglamentario) que el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) tenga una Política Nacional de Capacitación y Actualización Docente a través de un PROGRAMA PARA TODOS LOS NIVELES Y MODALIDADES según la necesidad, debiendo formar parte del Calendario Escolar, respetando el derecho a vacaciones del docente.

  • Hasta el momento el MEC no cumple y transgrede la Constitución y las leyes perjudicando a los trabajadores de la educación y a los estudiantes, haciendo improvisaciones a través de supuestas capacitaciones denominadas campañas o círculos, impulsadas ya sea por las supervisiones, coordinaciones o desde el nivel central del MEC. Con esto justifica la falta de una Política Nacional de Capacitación y Actualización Permanente que permitiría la cualificación profesional docente y por ende mejorar la calidad de la educación en nuestro país.

  • Rechazamos las improvisaciones del MEC, convocadas en algunos departamentos durante el receso de invierno, porque carecen de seriedad, contradicen las leyes y reglamentaciones vigentes, no se trata de un Programa Nacional dirigido a todos los docentes y además atenta contra el derecho adquirido de las vacaciones de invierno.


Llamamos a los compañeros y compañeras a no participar de estas improvisaciones y reafirmar nuestro compromiso de lucha, resistir ante las amenazas y amedrentamientos, fortalecer nuestras organizaciones y de manera organizada confrontar las políticas que atentan contra nuestros derechos y reivindicaciones.

La lucha continúa.... Venceremos!!!

ENTREGA DE DONATIVOS PARA DAMNIFICADOS


El secretario ejecutivo de la Pastoral Social, Ricardo González, recibió el aporte de los compañeros y compañeras.
La Organización de Trabajadores de la Educación - Sindicato Nacional (OTEP SN) realizó ayer la entrega de un donativo de víveres no perecederos, ropas y frazadas para las familias damnificadas de Asunción. 

La entrega fue realizada a la Pastoral Social, en el predio del ex Seminario Metropolitano, en Asunción. 

Los donativos entregados consisten en prendas de vestir, frazadas, azúcar, fideo, harina, aceite, leche, además de poroto, maíz, maní y hortalizas, entre otros aportes de los trabajadores y trabajadoras de la educación.



Los aportes ya descargados.

EDUCAR PARA LA EMANCIPACIÓN Y LA DEMOCRACIA


CONGRESO DE TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN – OTEP SN

Más de 1.000 delegadas y delegados de todo el país con el compromiso de defender nuestra organización.
El compromiso de defender la organización gremial como una herramienta de lucha de los trabajadores y trabajadoras, a través de la militancia en las escuelas y la profundización del debate con la comunidad educativa y a nivel del conjunto de la sociedad, es la resolución principal del Congreso de Trabajadores de la Educación realizado ayer, martes 8 de julio, en la plaza frente al Legislativo Nacional.

¿Y qué es lo que vamos a debatir en las escuelas, con la comunidad educativa y con la sociedad? Vamos a debatir como la “educación” ha sido siempre instrumento de un Estado autoritario para seguir manteniendo un “status quo” orientado al servicio de una minoría que concentra todos los privilegios sobre la postergación de la mayoría del pueblo. Desde nuestra creación como OTEP SN, en la época de la dictadura, venimos luchando contra esta concepción de la educación, entendida como domesticación del pueblo, educación para la sumisión, para la docilidad, para la aceptación resignada de la desigualdad extrema que caracteriza a nuestro país. Educación que enseña a rendirse, a repetir, a no pensar, a renunciar a nuestro potencial de transformar la realidad.

“DOCENTE, LUCHANDO, TAMBIÉN ESTÁ ENSEÑANDO”

En las plazas frente al Legislativo nacional, donde realizábamos nuestro congreso, los trabajadores y trabajadoras de la educación no estábamos solos. Pareciera coincidencia que la coyuntura política haya hecho confluir en el mismo día y lugar –en las plazas que fueron escenario de gestas como el marzo paraguayo- a la Federación Nacional Campesina (FNC) que celebraba la reafirmación de sus principios de lucha en el marco de su 23 aniversario y a nuestro Congreso de Trabajadores de la Educación, donde más de 1.000 delegados y delegadas de todo el país cerrábamos filas en torno a la defensa de nuestra organización.

“Docente, luchando, también está enseñando”. Y con esa consigna recibió ayer el campesinado pobre de la FNC a la marcha docente que volvía de la movilización frente al Ministerio de Educación y Cultura (MEC). Formados en dos filas en el extremo de la plaza cuya esquina da frente a la sede del Legislativo, sobre la avenida El Paraguayo Independiente, campesinos y campesinas con el brazo izquierdo en alto saludaron la justa rebeldía docente que nos coloca como trabajadores y trabajadoras en el seno del pueblo en lucha. 

El campesinado aguardando el regreso de la marcha docente.
Porque la experiencia de aprendizaje y conquista de la FNC ha ido también convirtiendo, a lo largo de su historia, a miles de campesinas y campesinos en maestros de la lucha por la emancipación, del debate, del pensamiento crítico, de la resistencia y de la convicción.

En realidad, las plazas estaban llenas. Poco más allá se levantaban las precarias casitas de maderas terciadas de las familias de damnificados y damnificadas, como un rostro descarnado de la exclusión, muchas de ellas quizá provenientes de comunidades campesinas que fueron expulsadas por el avance del modelo agroexportador, sin más opción que venir a hacinarse en los bañados de Asunción.

La FNC tenía organizada una feria de producción que mostraba como el campesinado pobre, a pesar de tener toda la política de Estado en contra, produce en cantidad y calidad alimentos suficientes para nuestro pueblo. También tenía montadas cuatro carpas temáticas que mostraban la riqueza y el potencial de nuestro país, demostrando que es mentira que somos pobres, que la realidad es que de nuestra riqueza se apropia una minoría latifundista, agroexportadora, proimperialista y especuladora, que todos los días nos roba oportunidades a la mayoría del pueblo. Nos roban el acceso a la tierra, a la salud, a la educación, las posibilidades de alimentarnos sanamente con producción sin agrotóxicos ni mutaciones transgénicas.
La marcha docente regresando a la plaza.

Y todo ese contexto (el campesinado pobre que está luchando en sus comunidades y por un programa de desarrollo nacional, la realidad lacerante de las familias damnificadas y la ciudadanía democrática que venía ansiosa de comprar la producción de las chacras campesinas para asegurar la buena alimentación y la salud de sus familias) nos brindó a los trabajadores y trabajadoras de la educación la certeza de lo que la sociedad democrática y la historia esperan de nosotros.

Los trabajadores y trabajadoras de la educación tenemos que enseñar a nuestros estudiantes, a la comunidad educativa y a la sociedad en general que es preciso luchar por la emancipación de nuestro pueblo. Que el pensamiento crítico se forja en la lucha: en el debate comunitario, en la asamblea distrital, en el cierre de rutas, en las jornadas sindicales.

Tenemos que enseñar que solo la organización colectiva permite un aprendizaje democrático, que nos permita a todos los sectores construir un país con soberanía y desarrollo para la mayoría. Y que para eso tenemos que salir de nuestras aulas, porque el Gobierno de Horacio Cartes quiere encerrarnos en las aulas para que solamente salgan los militares y policías a aterrorizar a la población civil en las comunidades. La historia autoritaria de nuestro país ha dado permiso siempre solo a los militares para que salgan de sus cuarteles para mantener a todo el mundo “alineado como vela”.


"Docente, luchando, también está enseñando".
Pero la calle ya no es de la Policía, y las comunidades no son de los militares: el pueblo ha conquistado las libertades públicas que es preciso a toda costa defender.

EDUCACIÓN Y REPRESIÓN

¿Qué más vamos a debatir en nuestras escuelas, con la comunidad educativa y con la sociedad en su conjunto? 

Vamos a debatir como, para mantener esta tremenda injusticia hacia la mayoría del pueblo, el Estado se sirve tanto de la educación para la sumisión como de la represión, esta última aplicada a quienes luchan para transformar este sistema.

Nos dice que este modelo educativo que nos ofrecen es el camino para aspirar a una mejor condición de vida, pero cada vez avanza más la concentración de la tierra, de las riquezas y las oportunidades en un minoritario sector. Con este modelo económico agroexportador, cada vez los pobres son más pobres y los ricos son más ricos. La concentración de la tierra impide un desarrollo industrial y eso significa generación de empleos para la mayoría: ¿dónde van a ir a trabajar nuestros estudiantes, nuestras hijas e hijos, la mayoría joven que es la población del país?

Vamos a confrontar colectivamente el retroceso autoritario.

La educación para la sumisión que nos ofrecen como salida a la injusticia del sistema es también un negocio: porque hacen “competir” a quienes están supuestamente mejor educados y para estar mejor educados hay que pagar. 

Entonces la injusticia del sistema se enmascara y se legitima porque quien consigue algún escasísimo empleo generado por un modelo agroexportador (cuya característica principal es justamente lo contrario: concentrar, eliminando) es “por su mérito”, “porque quiere trabajar” y quienes son excluidos lo son “porque no valen lo suficiente” o porque “no quieren trabajar”.


Esa educación para la sumisión entonces busca producir otro efecto: una enorme desvalorización en los y las jóvenes y en todo el pueblo en relación a su potencial humano para la producción digna. Produce un pueblo mendicante, un pueblo sometido, un pueblo que no reconoce en sí mismo el potencial de transformación: no ve que es mayoría y que quienes le oprimen son minoría, no ve que con organización esa situación se puede transformar. Entonces, este sistema es doblemente represivo: reprime físicamente con policías y militares, y también con este concepto de la educación, que reprime a nivel psicológico y emocional, que mutila la autoconfianza y el reconocimiento de nuestro valor como seres humanos y como pueblo.

¿CÓMO VAMOS A LUCHAR?

Vamos a fortalecer nuestra herramienta de lucha colectiva, que es la organización, impulsando una línea coherente y combativa que priorice a los trabajadores y trabajadoras. Que no pelee por aparato, sino por la construcción de una participación política directa y una fuerza organizada de masa, y vaya poniendo en el debate la necesidad de fortalecer nuestra autonomía gremial y el autofinanciamiento. Como trabajadores y trabajadoras, vamos a impulsar la reorganización de la clase obrera, a potenciar nuestra alianza con el campesinado pobre y a avanzar en la lucha contra la privatización (por la derogación de la Ley de Alianza Público Privada, Ley APP).


Como dirigencia de la OTEP SN, renunciamos a 10 días de salario y a tres meses de jubilación por año lectivo, porque la persecución sindical del Gobierno de Cartes a través del MEC no nos va a amedrentar, ni a hacer callar, ni a detener. Su intención es descabezar las organizaciones docentes, y a partir de ahí avanzar hacia otras organizaciones, pero su intención no hace más que aumentar nuestro compromiso y en el calor de la lucha vamos a ir recuperando y ampliando nuestras conquistas como trabajadores y trabajadoras.

Como eje de lucha principal, vamos a seguir peleando por una política nacional de capacitación y actualización permanente de los trabajadores y trabajadoras de la educación, planificada con seriedad y fuera de improvisaciones. Eso significa lucha por el presupuesto 2015.

Vamos a seguir debatiendo, en las escuelas, en las comunidades, casa por casa, con padres y madres, a nivel distrital, departamental, en las ciudades, para así colectivamente cumplir con nuestra verdadera vocación como trabajadores y trabajadoras de la educación, que es EDUCAR PARA LA EMANCIPACIÓN Y LA DEMOCRACIA.



CONGRESO DE LOS TRABAJADORES DE LA EDUCACION


El martes 8 de julio se llevó a cabo, frente al Parlamento Nacional, el Congreso de los Trabajadores de la Educación, convocado por la Organización de los Trabajadores de la Educación del Paraguay - Sindicato Nacional (OTEP-SN), y el Movimiento Dignidad Sindical de la Federación de Educadores del Paraguay (FEP), con la consigna “Nuestros pasos siguen firmes en defensa de nuestra organización”.

El congreso giró en torno a tres ejes principales que fueron: a) Contra la persecución sindical b) Plan de lucha (sobre presupuesto, capacitación docente, los beneficios sociales, merienda y útiles escolares, infraestructura, jubilación y otros) c) la derogación de la Ley APP.

Participaron alrededor de 1.000 delegados y delegadas docentes de todas las regiones del país, así como también representantes de padres y estudiantes que acompañaron a sus maestros y maestras. La mayoría de las delegaciones llegaron hasta el lugar del congreso en forma autofinanciada.

Los debates fueron conducidos por la secretaria general de la OTEP-SN, Blanca Avalos, y por el líder del Movimiento Dignidad Sindical de la FEP, Carlos Parodi. Sobre el primer punto hubo mucha participación en los debates de parte de los compañeros y las compañeras, así como también de los padres de familia, que luego de informar sobre la realidad cotidiana de sus regiones, opinaron sobre la situación de persecución, precariedades e injusticias que atraviesa el pueblo paraguayo en su conjunto bajo el gobierno de Cartes.

En este segmento se destacaron las recientes luchas llevadas a cabo por las comunidades educativas de Cocuere (San Pedro) y Horqueta (Concepción) relatadas por sus propios protagonistas, los valientes maestros, maestras, madres y padres de familia de dichas comunidades. En este sentido es admirable la combatividad y la resistencia demostrada por el pueblo ante los atropellos de este Estado oligárquico y anti-nacional.

Al final del debate de este punto, se selló el compromiso por parte de los dirigentes y de los  delegados y delegadas de no entregar la lucha, de colocarse al lado de los dirigentes nacionales para continuar luchando, para seguir sosteniendo al sindicato, nuestra única herramienta de lucha y conquista.

En cuanto al segundo punto del orden del día, debate mediante; se clarificó todo cuanto hace relación a lo presupuestado para la educación, lo realmente ejecutado por el Gobierno y las necesidades reales del sector educativo. Fue claro para los compañeros y compañeras que el déficit de siempre en la educación; así como en la salud y otros sectores sensibles para el pueblo, no fueron nunca prioridad para este Gobierno y los que le precedieron.

También se debatió ampliamente lo relativo a la capacitación docente con miras a mejorar la calidad de la educación en el Paraguay. Se concluyo que los/as maestros y maestras de nuestro país necesitan un Programa Nacional de Capacitación impulsado desde el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) como política de Estado. No alcanza con las campañas, los círculos de aprendizaje, los proyectos, etc.


Por último, la exposición del Ing. Ricardo Canese sobre la Ley de Privatización, mal llamada APP, despertó gran expectativa entre los asambleístas, que siguieron atentamente su exposición.

La presentación de la mentada ley de expoliación de la riqueza nacional realizada por el ing. Canese colmó las ansias de información que sobre la misma tenían nuestros compañeros y compañeras, que regresaron a sus regiones cargados de elementos para el debate con sus comunidades y el firme compromiso de prepararse para enfrentar los intentos de este Gobierno de rematar nuestras instituciones públicas y los recursos naturales de nuestro país.